lunes, 19 de septiembre de 2011

LA PAYARA EN LA MOSCA

Extráñamente la Payara (Hydrolycus scomberoides, H. armatus) es un pez que ha sido más pescado con rapalas, tacos, roselures y demás señuelos artificiales que con mosca. Si comparamos el número de personas que las han mosqueado y encontrado con éxito, con el número de Payaras sacadas en spinning o casting, podríamos llegar a pensar que a este pez un señuelo de plumas y pelos artificiales no le llama mucho la atención. ¡La verdad es que sí les llama la atención y bastante! Simplemente no se ha hecho la tarea completa.

La Payara es una especie agresiva que ataca la mosca con mucha fuerza y rapidez, pelea con saltos y carrerones de gran violencia y espectacularidad. Un pez que resalta por sobre todos los demás por sus características físicas, un cuerpo fusiforme musculoso y plateado que denota fortaleza, una aleta caudal ancha que se traduce en rapidez y potencia, y por sobre todo unas mandíbulas grandes con los dientes más impresionantes que se puedan ver y que son característicos de la especie. Llegan a tener un peso de 40 libras siendo peces entre 15 y 25 libras los más comunes.

Son carnívoras, sus fauces llenas de dientes caniformes de más o menos un centímetro y sus dos colmillos de hasta 5 cm lo confirman. En su evolución también desarrollaron la capacidad de cambiar de por vida los dientes que se parten al embestir peces acorazados como algunas especies de bagres (Siluridos) o algunas cuchas (Loricaridos).


Habitan todos los ríos tributarios de la Orinoquía y Amazonía, predan sobre cualquier especie de pez en el río y no es raro ver los saltos de cardúmenes de Totas, Palometas, Araries, Coporos, Arencas y demás peces que se alimentan a lo largo de los ríos cerca a las playas, barrancos y piedras que son embestidos por las payaras cayendo fuera del agua. En la época de desove del Yamú, pude ver algunos de hasta 3 libras muriendo en las orillas del Río Tuparro con los dos huecos hechos en sus cuerpos por los grandes colmillos de este depredador.


Cómo ubicarlas y pescarlas

Los barrancos: Al finalizar la época de lluvias, las sabanas inundadas empiezan a desaguar con la bajada y aclarada de los ríos, esto crea verdaderas cascadas que arrastran cantidades de peces y alimento hacia el río concentrándolos en zonas cubiertas del barranco. Las aguas que aun no han aclarado en su totalidad promueven cacerías muy agresivas. Si usted puede ver su mano a unos 30 cm de profundidad entonces las condiciones para trabajar esta zona están dadas.

Para trabajar los barrancos, busque aguas de un metro a tres metros de profundidad con corrientes lentas a medias, trabaje la mosca en donde haya estructuras como piedras, paleras, chorros y huecos. Si hay palos medio sumergidos un poco alejados de la pared que crean corrientes, trabájelos también.


Si no ve actividad al llegar pero ve que las rocas y las paredes del barranco están mojadas empiece a trabajar, esto quiere decir que las Payaras están ahí y han hecho saltar peces  agitando el agua durante la cacería.

En bocas de caños, ríos y lagunas: Recuerde que todo lo que desagüe les favorece. El agua se encarga de transportar alimentos y de concentrar peces a los cuales perseguir y tragar. La mayoría de bocas de caños y ríos ofrecen muy buena pesca en lo corrido de la época seca. Las lagunas son muy buenas al comienzo de la temporada por la cantidad de agua que proveen al río antes de quedar separadas. Estos sitios concentran cardúmenes de Payaras que a veces no pasan de las 8 libras aunque no es nada raro encontrar ejemplares de mayor talla.

Durante la recogida mantenga la punta de la caña lo más bajo posible para que cada recogida mueva la mosca. Siga la mosca con la puntera y cerciórese de mantener la línea lo más recta posible. Si su lance termina con mucha distensión, recobre línea rápidamente para empezar a mover su mosca. Si tiene un pique el remate es mucho más fácil

Las Payaras se mantienen en zonas cercanas a los chorros, detrás de estructuras y hondonadas entre la pared y el río. Lance su mosca hacia el barranco o boca, trabájela con la corriente y recóbrela velozmente. Si entra en aguas más rápidas evite seguir trabajándola hacia usted, levántela y vuélvala a lanzar. Las Payaras que están cazando en aguas lentas y con facilidad, muy raramente perseguirán la mosca en aguas que les significan mayores esfuerzos. Pero sí estas aguas mantienen una corriente suave durante todo el trayecto, trabaje la mosca hasta el bote.


Aguas profundas:  Las Payaras generalmente se mueven hacia aguas más profundas al calentar la temperatura durante el día, para volver a los barrancos, bocas y zonas pandas al bajar la temperatura hacia el final de la tarde y la noche.  Se mantienen en el lecho del río encarando la corriente: En primer lugar, para evitar ser arrastradas y perder energía, y en segundo lugar para aprovechar cualquier pez que ésta les traiga. En este momento la pesca cambia: Búsquelas en aguas de más de tres metros, pesque la mosca a la deriva, a la velocidad de la corriente y lo más profundo posible. Lance en contra de la corriente, permita las distensiones en la línea para que la mosca profundice rápidamente, recóbrela con pequeños jalones para que se empiece a mover y sígala con la punta de la caña. En este momento no es necesario traer la mosca a velocidades supersónicas, la idea es presentarla como un pez arrastrado tratando de recobrarse.


Mantenga sus lances hacia adelante, funcionan mucho mejor que lanzando a puntos que el bote ya pasó.

En la variedad está el pique. Mezcle recogidas rápidas y cortas con recogidas largas y lentas, aproveche la puntera de la caña para moverla a manera de jig, a veces no todo lo que se mueva rápido les interesa. Recuerde siempre lo que está haciendo por si tiene piques para poder repetirlo. No siempre atacan cualquier mosca, algunas veces cazan cardúmenes de peces de un tamaño específico más abundante, pero en general atacan lo que esté dentro de su rango de visión. Cuando están renuentes podemos verlas siguiendo la mosca muy de cerca para devolverse a lo profundo con su característico movimiento en arco. Si este es el caso hay que cambiar radicálmente el tamaño y el color de la mosca, generalmente funciona amarrar una de 25 o 30 cm con mucho brillo y acelerar la traida.


Entrado el verano, cuando las aguas están claras y pandas, las Payaras buscan aguas más profundas y oxigenadas. Si está pescando un tributario casi seco es mejor salir al río principal y buscarlas como se describió anteriormente.


Las noches de luna llena nos permiten pescarlas hasta bien entrada la noche con línea flotante o intermedia, la temperatura del agua baja y su actividad y visibilidad en la superficie aumentan considerablemente. En este caso es mejor una mosca que desplace agua, puede ser un Dahlberg diver o un Reducer, y moverla a un ritmo más lento.


El equipo: Es recomendable usar cañas del número 8 al 10, de 8" a 9". Personalmente prefiero una 8 de acción rápida, ya que es más liviana y me permite lanzar el día entero con mucha facilidad moscas grandes. El carrete debe llevar como mínimo unas 150 yardas de backing de 30 libras, mas las 27 o 30 yardas de la línea, con un freno graduado en unas 3 libras de fuerza, el cual aumentará fácilmente por sí solo a unas 5 o 7 libras con la cantidad de línea que está haciendo resistencia en el agua sumada a la reducción del diámetro del carrete (esto es un dato para tener en cuenta en cualquier pesca). La mayoría corre con la corriente en la pelea. Unos guantes o protectores para el dedo sobre el que se apoya la línea son muy recomendados, ya que el calor seca rápidamente la línea y el dedo, y al tener un jalón violento los quemones son muy dolorosos y se hace muy fácil una cortada.



Las líneas flotantes tropicales diseñadas para moscas grandes y pesadas son muy buenas en las mañanas o tardes para presentar la mosca a la profundidad en la que las presas nadan en busca de alimento. Entrada la noche un popper puede ser la solución a la pérdida de piques.

Líneas intermedias tropicales permiten trabajar muy bién los barrancos y demás obstáculos siempre y cuando las aguas sean lentas.

Las líneas sinking tip tropicales, de 200 a 400 gr son vitales para pescar en los chorros o barrancos profundos, no solo por ser una línea fácil de seguir ya que solo la parte que se hunde es oscura y lo demás flota y es de color vivo, si no que también permite controlarla para que la corriente no se la lleve consigo demasiado rápido y la presentación de la mosca sea más natural. Una línea pesada y una mosca plomeada aseguraran mantenerse dentro del chorro y bien abajo la mayor cantidad de tiempo.


¿Por qué líneas Tropicales? Porque son líneas diseñadas para mantener su densidad y aguantar altas temperaturas con recubrimientos que las hacen más duraderas, permiten lanzar sin mayores esfuerzos y no se enredan con facilidad.


Las payaras, y de hecho los peces que cazan apostados en el lecho y se levantan solo para tragar lo que la corriente lleva, por lo general no son selectivos, se trata de comer al máximo gastando el mínimo de energía.


Una línea sinking no es la ideal, no es fácil controlarla en aguas caudalosas y se vuelve difícil de recobrar para hacer un lance rápido a alguna Payara que se haya mostrado. Esta línea es ideal para aguas lentas o lagunas, pero raramente encontramos Payaras en aguas quietas, y si las hay son pequeñas. Una buena táctica con esta línea puede ser una muy utilizada en el mar que consiste en lanzar una longitud proporcional a la distancia que haya al fondo de un pozo y dejarla descender totalmente por espacio de unos minutos para recoger la mosca con jalones secos y espaciados a manera de jig. No la he utilizado pero su efectividad en el mar ha probado ser muy efectiva.

Los líderes no tienen necesidad de ser de 3 metros de largo, las Payaras no están interesadas en esto, es mejor mantener líderes de unos 2 metros para línea flotante y de 1 metro a 1.5 metros para pescar profundo. Algunas personas prefieren amarrar un shock tippet de alambre como Steelon, American fishing wire, etc. para evitar cortes, pero shock tippets de nylon de 60 a 80 libras también evitan cualquier corte. Si la punta de su lider es de unas 20 o 30 libras (class tippet) usted puede amarrarle a este un shock de hasta 80 libras por medio de un nudo llamado el Slim beauty.


Revise permanentemente el estado de su lider y haga cambios cuando sean necesarios.

Cuide siempre de no pisar la línea y de despejar o asegurar el área para que ésta no se enrede. Un stripping basket ya sea comprado o hecho con un platón plástico si está vadeando o una malla para la ropa sucia sirve, también es recomendable cubrir el piso del bote con una tela para que este quede uniforme y así evitar un posible enredo y un ataque de histeria inevitable si pierde un pez por esta razón.

Las moscas a usar son muy variadas, la idea es tener moscas sin peso o que trabajen a media agua en colores claros, claros/oscuros, y oscuros como Sabrositas, Chinos, Deceivers, Puglisis, Dahlberg divers, Reducers y demás variaciones brillantes que imitan peces en largos de 15 a 30 cm, y moscas pesadas como Clousers, Half n’ Halfs, Whistlers, Deceivers plomeados etc que pesen para trabajar aguas profundas eficientemente. 

Moscas GRANDES!!!
Siempre hay que mantener poppers ya sean muy ruidosos, cabezones y cortos, o menos ruidosos pero largos y livianos. No importa si solo son blancos, recuerde que imitan un pez que salta sobre el agua por lo cual lo verán desde abajo y el abdomen de todo pez siempre es de color claro.


Las moscas pueden ser bastante largas con un anzuelo de pata corta sin perder efectividad.  La payara muerde sus presas de lado atacando el cuerpo de su presa por la mitad para ensartarlo, y después darle la vuelta y tragarlo. Sus dientes no le permiten un ataque frontal propio de las especies que atacan a la cola. Hay que tener en cuenta que también usan su cabeza para golpear y aturdir, por lo cual no es raro engancharlas por fuera de la boca.




Estas deben estar amarradas en anzuelos del 2/0 al 5/0 de construcción fuerte y amplia pero delgada que permita hacerlo penetrar en el remate eficientemente. La boca de la Payara es bastante huesuda y dura, y un anzuelo bien afilado es clave para conectarse.




Los anzuelos gruesos son más difíciles para penetrar, y una vez lo hagan dejan un hueco tan grande que inevitablemente lo hacen bailar dentro de la herida si no hay tensión suficiente, facilitando que se salga.

El remate: Esto va para todas las especies del llano: Nunca se debe hacer levantando la caña, no es efectivo y puede romperla. Además de esto, al hacerlo podemos sacar la mosca de la boca del pez, y dejar una distención en la línea que no ayudará a rematar si un pez nuevo la toma, ni a lanzar rápidamente si algún otro está en la zona. La mejor manera es el “strip strike”: Al recoger y sentir el pique mantenemos la caña apuntando hacia el pez y con fuerza halamos la línea hacia atrás para ensartar el anzuelo, una vez lo hagamos debemos levantar la caña horizontalmente para empujar aun más el anzuelo dentro de la boca. Una vez conectados empieza la pelea, hay que dejar que la Payara se lleve la línea que está suelta en el piso hasta llegar al carrete. ¡De ahí en adelante solo oiremos notas musicales!

La mejor manera de forzar la Payara es trabajando la caña de lado durante la pelea, esto permite aplicar mayor presión y fuerza al pez, dándonos la posibilidad de voltearles la cabeza y desorientarlas para traerlas en el menor tiempo posible.

No es nada raro tener una Payara por unos pocos segundos y de pronto ver como se suelta en un salto o una carrera. A veces la mosca se enreda en los dientes.

Una vez rendida, evite acercar la mano a su boca, fácilmente puede estrellarse contra los dientes o ser mordido. Siempre utilice pinzas para sacar la mosca. Si tiene una nasa grande úsela, a la Payara la recubre una mucosa protectora bastante babosa que la hace difícil de agarrar, aunque unos guantes o un trapo para cogerla de la cola es perfecto. Evite manosearla demasiado. Una vez la tenga firmemente apoye el cuerpo sobre su otra mano para sacarla y tomar la foto. Si va a realizar más tomas, manténgala en el agua mientras tanto. Evite remover demasiado la mucosidad del cuerpo, ésta la protege de parásitos e infecciones.


Tome las fotos lo más rápido posible, oxigénela y déjela ir.


CAPTURE Y SUELTE!!


© Armando A. Giraldo – Derechos exclusivos sobre imágenes y textos

5 comentarios:

  1. las moscas son diseños suyos?

    ResponderEliminar
  2. No, en realidad la mayoría de moscas ya están hechas desde hace rato con sus propios nombres, lo que sí se hace es mezclar técnicas para atar versiones propias de moscas ya existentes.

    ResponderEliminar
  3. Que buen artículo! muy bien documentado. Es un blog que a diferencia de otros demuestra investigación, y lo bacano es que habla la experiencia. Felicitaciones Armand! ya me dieron ganas de irme a sacar payaras

    ResponderEliminar
  4. aqui ando profes leyendo esto desde Puerto Gaitan. Casi puedo oler las payaras alli en el Yucao, he he. Memorizado y entendido el tutorial. Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Super, Vladimir, si está en el Yucao sin lancha y tiene ganas de sacar del puente hacia abajo hay buenos pozos, son tres para ser más exactos, le toca caminar y sufrir un poquito pero ahi están. Si puede ir a la boca del Yucao que debe estar muy seca aprovechela, lo mismo en la del Manacacias que están al lado. Sinking tip y aproveche la mañana y la tarde, no se olvide de los pavones, no son muy grandes pero son pavones!

    ResponderEliminar