lunes, 21 de septiembre de 2015

LA CARPA CON MOSCA

En 1998 compré en la librería Francesa que quedaba en la 60 y pico abajo de la carrera Séptima, una revista de Warmwater Fly fishing (revista que ya no existe), en esta librería conseguía uno varias revistas de mosqueo, no se si aun las traigan, creo que no. En todo caso la portada de la revista tenía la foto de un señor en bermudas en un flat del lago Michigan, con una carpa y su caña de mosqueo. Una super portada que brillaba sola y un artículo sobre esa pesca. Desde ahí me empezó la obsesión por pescar carpas con mosca, pero no había un sitio al que uno pudiera ir con absoluta confianza y encontrarlas; o los había pero no teníamos ni idea de como era el tema.



Ya entrados en el 2000, descubrí un artículo de Dave Whitlock adorando al "golden ghost"en el catálogo de Bob Marriotts para después encontrar un libro de Barry Reynolds dedicado única y exclusivamente a la pesca de carpas con mosca. Mucha teoría poca práctica....La obsesión crecía. 

Finálmente y después de dar mucha lora con el tema, fuimos a una finca en Nemocón con Carlos Heinsohn en donde había un lago lleno de carpas, cada uno cogió una, eran carpas de 3 a 4 libras. La mosca estelar fue un San Juan worm. Esto fue fácilmente hace 15 años y la obsesión por pescarlas no se ha bajado ni un poquito, al revés!




Hace un año más o menos, Daniel Herrera me llamó a contarme que las había visto por montones en Tominé, no le creí de a mucho hasta que fuimos y quedé boquiabierto, ahí estaban y las había de todos los tamaños! 

Esta fue la primera carpa de Tominé, con la que arrancó el desorden.
El aprendizaje para poder mosquearlas con éxito ha sido lento pero últimamente muy generoso, son peces difíciles, muy inteligentes que pesan el doble de lo que uno cree y pelean el triple de lo que una trucha del mismo tamaño puede pelear. Hay que educar los ojos para poder verlas en los bajos, se ven! pero a veces muy tarde cuando ya las asustamos.


José David con una carpa en uno de los bajos.

Algunas consideraciones rápidas

Los sitios de pesca varían bastante, esto depende de la subida o bajada de las represas. Los bajos cambian totalmente, pero siempre se tiene la certeza de que por ahí están. 


Muchas de las mejores zonas para encontrarlas están llenas de palos o pasto largo, lo cual dificulta la presentación de la mosca en el fondo. De paso pelear una carpa grande entre tanta palera puede ser todo un problema pero pues....




Las carpas generalmente están buscando la comida en el suelo, ellas escarban entre la tierra o el barro para sacar ninfas, larvas, gusanos, cangrejos, camarones, moluscos etc. Son omnívoras y son tan oportunistas como cualquier depredador y ya hemos visto que no les importa el tamaño de la presa siempre y cuando les quepa en la boca. Ellas trituran todo con unos dientes faríngeos. En estos casos y si el fondo es fangoso podemos ver la estela de barro, lo que nos indica que ahí están y que un lance adelante de esa nube puede ser productivo.


También se alimentan en la superficie, cuando hay bastantes insectos en el agua o semillas; en estos casos se les ve la boca mientras absorben todo. Cuando esto sucede se les llama "cloopers" por el sonido que producen mientras comen.


Una de las cosas que me ha sorprendido es que hacer lances a zonas en las que posiblemente estén pasando, profundas y entre bajos, paleras o matas si pueden dar una que otra carpa sin necesidad de verlas. Esto es un azar, la mosca tiene que estar donde tiene que estar y la carpa debe tener hambre para que tengamos suerte. Puede pasar todo un día haciendo esto y no tener un solo pique como podemos estar de suerte y pelear varias.
Me ha llamado más la atención que en represas como Tominé no se ve una trucha por ningún lado y son muchos los lances que se hacen en un día o una tarde como para no tener por lo menos un pique...



En todo caso y como en todo en la pesca la observación es clave y la mejor manera de pescarlas es caminando por las orillas o los bajos hasta encontrarlas para hacer un lance efectivo que se anticipe al paso de la carpa, un lance que por lo general es muy corto, con una mosca que se unda rápidamente o lentamente según la profundidad del bajo y tener la paciencia y la pilera para esperar que la carpa esté cerca y pueda ver la mosca mientras la movemos. No es nada fácil... pero si lo logramos, ver como extienden las aletas y ver el amarillo de la boca estirada aspirando la mosca, NO tiene precio!!!


.....Las hay y bién grandes!!
Uno de esos días de pesca de carpas, estaba parado con el agua más arriba de las rodillas, a unos tres metros de la orilla. Estaba esperando que saliera el sol y me dejara ver una zona más clara del bajo en el que estaba porque si pasaba alguna carpa la podría ver más fácil. El sol salía y no se demoraba dos segundos, así que seguí esperando. De pronto sentí algo pasando detrás de mi, giré la cabeza muy lento y vi una carpa que pasaba muy despacio, no me preocupé por hacer un lance, la hubiera asustado, en cambio me quedé mirando con la boca abierta la manera en que movía los ojos y como las escamas se iluminaban por partes con el poco sol que había. Era una carpa que fácilmente estaba en el rango de las 20 libras, no solo era larga, era muy corpulenta. Ese día vi dos con ese tamaño!



Las Moscas!!

Las moscas para carpa pueden ser de mil maneras o tipos, incluso comparten varios patrones con las truchas. La idea es que tengan movimiento en el caso de querer imitar gusanos, crustaceos o ninfas de insectos como la muy gloriosa ninfa de libélula! 
Para más información sobre el atado de la ninfalible vea este link http://pescamoscas.blogspot.com.co/2011/10/la-ninfalible.html
Los cauchos y los hackles suaves van muy bién. 
Los anzuelos van del 12 al 6.


El tipo de mosca depende mucho de donde estén comiendo, si es en el fondo, es clave tener moscas lastradas con ojos, unas más pesadas que otras, todo depende de la profundidad a la que estén. Lo otro fundamental es hacer que la punta del anzuelo vaya siempre por arriba para evitar clavarlo en el fondo, tal cual a las moscas para bonefish o de redfish que es una pesca más parecida.





Si están comiendo arriba, la clave como siempre es identificar que es y si no se ve, pues como siempre son fijo larvas de zancudos o Quironómidos. En estos casos se usan moscas secas o ahogadas en anzuelos del 18 al 10.
Personalmente solo las he visto comiendo arriba una vez, fue en el Neusa hace unos buenos años y no sabía que eran.

Una selección de moscas para carpa

Los colores cafés, verdes, rojos y sus mezclas son hasta ahora las que más han sacado carpas, también es cierto que son de los colores que más usamos. 




Una de las cosas a tener en cuenta es que no hay necesidad de tener los anzuelos con el barb, en realidad no es necesario con ningún tipo de pesca pero en este caso la boca cauchuda de la carpa no deja salir fácil un anzuelo y con el barb o rebaba lo único que vamos a hacer es desgarrar la boca innecesariamente al momento de quitarlo.


Siempre hemos leído sobre la pesca de "flats" o bajos en el mar, una de las mejores pescas del mundo, una pesca que necesita una logística y un presupuesto importante. Pero sucede que esta es una de las mejores pescas que un mosqueador puede tener a un par de horas de su casa si no vive cerca al mar.
Pescar única y exclusivamente mirando, buscando y encontrando las carpas para lanzar es realmente una de las mejores sensaciones. El "sight fishing" es increíble, no es solo ver los peces como tal, es aprender a detectar los más mínimos cambios en el oleaje para encontrarlos, no siempre tenemos buen sol. No importa si la embarramos varias veces, o asustamos carpas que no habíamos visto mientras caminábamos, todo hace parte de la emoción y el aprendizaje de pescarlas.

Recordemos mantener las aguas vivas!!!


CAPTURE Y SUELTE

© Armando A. Giraldo – Derechos exclusivos sobre imágenes y textos 


















  






1 comentario:

  1. muy buena la publicacion. Tiempo sin pasar por aca. Saludos

    ResponderEliminar